Cómo Funciona la Gestación Subrogada

En primer lugar, se precisan tres personas en el proceso:

• Un donante de semen.
• Un donante de óvulos.
• Una madre subrogada.

Dependiendo de su caso, usted o su pareja (si la tiene) puede/n ser uno, o dos de los miembros necesarios. Puede usted ser donante de semen, o ser donante de óvulos, o de ninguno de ellos, lo que también está permitido en alguno de los países con los que trabajamos. (Es decir, se puede iniciar un proceso de gestación subrogada sin que ninguno de los padres españoles sea biológicamente el padre o la madre del niño). En primer lugar, si alguno de ustedes va a ser donante, (de semen o de óvulos), deberá aportar la información médica de que disponga (si se ha hecho tratamientos antes, etc….

Con relación a la donación de óvulos, existen dos modalidades:

• Que un miembro de la pareja sea la donante de óvulos
• Que no exista posible donación de óvulos (por la razón que sea) y sea necesario encontrar una donante de óvulos. (En la mayoría de países, usted podrá seleccionarla entre varias candidatas. Las donantes son sometidas a un riguroso control médico, y mantienen una vida saludable).

En cualquiera de los dos casos, la donante de óvulos deberá someterse a un proceso de estimulación hormonal, que tiene como objetivo conseguir que sus ovarios desprendan no solo un óvulo, sino entre 12 y 15 óvulos. Para ello, mediante unas inyecciones que la donante deberá aplicarse cada día, se estimulan los folículos donde se albergan los óvulos, para que éstos crezcan a mayor velocidad, y finalmente puedan ser extraídos. Durante ese proceso, la donante deberá someterse a un seguimiento médico, ( ecografías, análisis de sangre etc..) pero podrá llevar prácticamente una vida normal.
Finalizado el proceso, deberá someterse a la extracción de los óvulos, mediante una punción ovárica (sedada) en proceso ambulatorio, en el que regresará a casa por su propio pie.
El proceso de estimulación viene a durar unas dos semanas a partir del 2º día del periodo menstrual. Ello supondría tener que desplazarse dos semanas al país de destino, con los gastos e incomodidad que ello puede representar.

Es por ello, que llegados a este punto, se presentan cuatro alternativas:

a) Iniciar el proceso de estimulación en una clínica en España, y viajar solo al final del proceso, para hacer la donación en el país de destino.
b)Hacer todo el proceso de estimulación en el país de destino permaneciendo en él, el tiempo necesario.
c) Si tiene embriones procedentes de otros procesos de FIV, puede utilizarlos, siempre acorde a la legislación vigente en España, o el país de destino. Consulte su caso con nuestros asesores jurídicos.
d) En los casos en que esté permitido, generar los embriones en España, para enviarlos después al país de destino.

Cuando está a punto de acabarse el proceso de estimulación de la donante (sea la cliente, o una donante escogida), se inicia paralelamente el proceso de estimulación de la gestante sustituta. En la mayoría de los países, está permitido escoger la donante, y la gestante sustituta entre distintas candidatas, ateniéndose a la selección realizada por los padres españoles. Así, podrá escoger, si lo precisa, una donante con un fenotipo (color ojos, pelo etc...) parecidos a usted.

En el laboratorio mientras tanto se elaboran los embriones, que luego serán implantados en el útero de la gestante sustituta, para gestar al niño. Una vez obtenidos los embriones, puede realizarse la prueba DGP (diagnóstico genético preimplantacional, en aquellos países donde dicha técnica está permitida) que verifica que no hay enfermedades de transmisión hereditarias, y como consecuencia se sabe el sexo del embrión (en los casos en que está permitida la selección de sexo). No obstante, en la mayoría de países esta técnica solo se puede aplicar cuando se tienen sospechas fundadas ( por antecedentes familiares ) de la posible existencia de una enfermedad hereditaria, no pudiéndose aplicar la técnica exclusivamente con el fin de conocer el sexo del futuro niño. El /los embrión/es es/son implantados en el útero de la gestante sustituta, que ha sido también estimulada para preparar el endometrio para que los embriones aniden. Dependerá de usted que se implanten de 1 a 3 embriones dependiendo del nº de Hijos que desea usted tener. Nuestros asesores le explicarán las ventajas e inconvenientes de implantar más de un embrión.

Si la implantación tiene éxito, empieza un proceso de embarazo normal, durante el cual la gestante sustituta es sometida a un control por parte de los médicos y del tutor asignado, que suele visitarla dos veces por semana para verificar que todo va bien. Usted recibirá un informe semanal del estado de la gestante sustituta y el niño, con copia de las pruebas que se le realizan (ecografías, análisis de sangre etc...).

Si la implantación no tuviese éxito, se procederá al cabo de dos meses a la implantación de un nuevo embrión. La mayoría de los paquetes de los países, incluyen normalmente hasta 3 implantaciones, lo que suele ser más que suficiente para un 100% de éxito. No obstante, si fuese necesaria una 4ª implantación, se paga simplemente un suplemento, no se ha de volver a pagar todo el programa, ya que éste, simplemente continúa hasta la consecución del objetivo.

En el momento del nacimiento del niño, usted deberá viajar para poder formalizar los documentos legales, e inscribir el niño a su nombre, y al de su pareja si la tiene está casado. Cada país ofrece una solución distinta (en USA te dan una sentencia judicial que luego hay que validar en España, en Rusia una partida de nacimiento con la Apostilla de la Haya etc...). SUBROGALIA se ocupa de todo lo necesario para garantizar la correcta inscripción del niño en el Registro Civil central (donde se inscriben todos los niños nacidos por gestación subrogada), y trasladar posteriormente el expediente del niño, al registro civil de la ciudad donde usted reside.

La estancia en el país de origen, puede durar entre 8 días y 4 semanas dependiendo del país. (Consulte su caso). En la mayoría de los países con los que colaboramos, el niño regresa como ciudadano español.